En Valladolid

Esta semana, el roadshow ha finalizado. Tras un mes de un lado para otro, por fin hemos terminado, con la traca final en Valladolid. Aunque también se puede ir en AVE, como está cerca (poco más de dos horas) fuimos en coche tranquilamente. La verdad es que se nota el rodaje de los otros eventos, pues en este ya estaba muchísimo más cómodo.

Por otro lado, como ya nos hemos todos dado cuenta, empieza a hacer más frío, y el día del roadshow la verdad es que estuvo lloviendo y con niebla:

Volviendo de Valladolid

Volviendo de Valladolid

El viernes, vino un nuevo compañero de Alemania, tocándome ir a recogerlo en el aeropuerto. Como era la primera vez que nos veíamos, lo mejor era llevar un logo de la empresa y ponerme en la salida. Siempre había visto personas con los nombres impresos en papeles esperando por la persona a recoger y, quién me lo iba a decir, esta vez me ha tocado a mi. Con el día tan malo que hizo el jueves, el compañero alemán casi no se lo creía, pues hizo un día mucho más soleado y agradable.

Para el sábado, teníamos previsto ir a comprar, pues había recibido unas promos de Cortefiel interesantes, pero de costumbre, cuando vas ya no quedan… en cualquier caso, tuve entretenimiento con un cambio de ventiladores del servidor. A lo largo de la semana, habíamos visto que de vez en cuando hacía algo de ruido, típico del cabeceo, así que fuimos a Alternate y compramos repuestos… el downtime no fue de más de 5 horas.

En cualquier caso, este finde, con el tiempo que ha hecho, apetecía estar en casa con la mantita en el sofá, así que, salvo por la compra del sábado, así ha sido.

Por cierto, hemos estado ya preparando la compra de navidad… a golpe de Deal Extreme y está casi toda, pero tengo la cabeza como un bombo buscando las cosas. Por cierto, ¿conocéis  Setas Meli?, me parece una idea genial.

Advertisements

Baturreando en Zaragoza

Esta semana, el roadshow me ha llevado a Zaragoza. Como siempre, a última hora pillando el boleto del AVE… Como es habitual la web de RENFE me dio varios problemas para terminar el proceso de compra y para colmo, en el billete que te tienes que imprimir, te meten publicidad… Por favor, publicidad: ¡No con mi tinta!.

El viaje a Zaragoza es realmente corto, en tan sólo hora y media estás allí, dando poco tiempo a tomar nada en la cafetería móvil que tiene… nunca mejor dicho lo de móvil, pues a diferencia con el AVE a Sevilla, el que va hacia Zaragoza/Barcelona se mueve más que una barca, haciéndose difícil caminar sin ir agarrándose a los asientos. Particularmente, me pareció más movido el viaje de vuelta, donde al menos cayeron un par de vasos en la cafetería.

Estacion del Ave en Zaragoza

Estacion del Ave en Zaragoza

El viaje fue relámpago, pues estuvimos sólo 4 horas allí, volviendo tras terminar el show. Por cierto, en el hotel NH Ciudad de Zaragoza pude ver a José Sacristán… está claro que cuando un día medio nublado y dentro del hotel, sólo un “famoso” va con gafas de sol. En cualquier caso, estuve al loro de que no cogiera nada de nuestro catering, al que se arrimó un músico (llevaba un violín) quizás ruso por la “pinta” y como no lo íbamos a comer todo no nos importó que cogiera algo.

A la vuelta, estuvimos en el “lounge” de los viajeros de AVE… que como en todo, hay clases, y estas cosas no las ponen en los cercanías, no sea que el populacho estropee los sofás:

Zona de Descanso Estacion del Ave en Zaragoza

Zona de Descanso Estacion del Ave en Zaragoza

Como el viaje fue muy rápido, el coche no estuvo apenas 8 horas en la estación, pensé que el parking de Atocha tendría un precio “razonable”, pero, ¡iluso de mi!, 27 pavazos que me robaron los muy… Luego pone que el máximo por día son 27 euros. El próximo día pienso aparcar en las plazas reservadas de AVIS/HERTZ y demás, que son más anchas y por el precio que vale el dichoso parking, me lo tenían que limpiar y encerar como poco.

Creo que comenté en un post anterior que me tenía pendiente lleva a Alicia a cenar por el octavo aniversario, así que, ese mismo jueves, aunque fue un día largo, nos fuimos al italiano favorito de Alcalá, el Abruzzi. Para variar, tomamos pasta fresca, pero fui a lo seguro, la típica carbonara. Una vez más, excelente y muy recomendable (el aceite con vinagre de módena reducido que ponen como entrante, untado con pan entra genial).

El sábado, también tuvimos cena social, con antiguos compañeros del trabajo. Nos llevaron a un italo-argentino en Alcobendas, la pizzería San Telmo, donde las pizzas no estaba nada mal y las empanadillas muy buenas. Luego vino lo mejor, un helado italiano genuino, cremoso, realmente excelente, en la Heladería La Romana.

Para terminar la semana, tantas “fiestas” en las últimas semanas, pasaron factura el domingo: organizar un poco la casa, con aspirador incluido, en plan zafarrancho de combate, pero con las pelusas como ratas de gordas.

Españoles por el mundo… ¿Quién documenta ese programa?

Ver los carteles de Españoles por el Mundo no tiene precio. Veamos un par de ejemplos:

En el capítulo de Bali, se quedan tan anchos poniendo:

Bali y sus toneladas de arroz

Bali y sus toneladas de arroz

Con una simple búsqueda, podemos ver que producen más de 900.000 toneladas… ni aproximado.

En el episodio de Edimburgo, estaban comentando sobre los cobradores de morosos, a los que, en el cartel nombran como:

El cobrador de vidas

El cobrador de vidas

¿Es un juego de palabras o un gazapo para Debt Collector?. Por más que busco no encuentro nada… así que este rótulo lo dejo como curioso.

En el concierto de Francesco Renga

Esta semana ha sido un pelín menos movida de lo que tenía previsto, pero tampoco mucho.

El martes estuve de viaje relámpago a Lisboa, ida y vuelta en el día, para un training. En España ya lo he dado varias veces, pero era la primera vez en Portugal y se tuvieron que tragar también las transpas en castellano, pues no he tenido tiempo de traducirlas todas (son cerca de 300).

EasyJet

EasyJet

Por cierto, tras terminar el training, me fui al aeropuerto para esperar, y aprovechar para adelantar trabajo con la conexión de PT-Wireless, pero no estaba operativo, así que, sin conexión me di alguna vuelta por allí y pude ver:

Teléfono petao

Teléfono petao

El jueves y viernes se suponía que estaría en Santander, pero a última hora, el mismo miércoles se canceló la fiesta, así que todo pintaba que la semana sería tranquila, pero… el sábado, teníamos previsto ir a cenar con unos amigos a un italiano de Alcalá, el Abruzzi, pero a útlima hora el plan cambió por algo parecido: ir a ver un concierto de Fancesco Renga (un cantante italiano), en concreto, la presentación de su último disco Orchestra e Voce:

Francesco Renga: Orchestra e Voce

Francesco Renga: Orchestra e Voce

Y aquí un vídeo de lo que escuchamos. La verdad es que es música bastante elegante:



El concierto fue en el “Teatro 5º“, situado en el centro de ocio “Barrio Art Decó”:
Teatro Quinto

Teatro Quinto

Si habéis visto el vídeo, este disco tiene una orquesta, y ahí es donde viene la razón del cambio de planes: el hermano de la amiga con la que íbamos a cenar toca en la Orquesta Sinfónica Chamartín, que fue contratada para el evento, así que, como os imagináis, tenían entradas como familiares de músicos. El sitio estaba muy bien, muy elegante, los asientos cómodos, la verdad es que mereció la pena.

Hasta aquí, la semana ha tenido bastante acción, pero todavía queda lo mejor… Resulta que los antiguos compañeros de la división de seguridad de GMV me convocaron para una comida el domingo. Dicho evento fue en Madrid, en “La Carnicería“, al lado de Gran Vía. La comida fue excelente y fue interesante ver a los antiguos compañeros. Luego, una vuelta por la zona, comprar unos librillos en la Fnac (nos intentamos hacer socios para ahorrar parking, pero no nos salía rentable) y vuelta a casa, a descansar por fin.

Por cierto, el día 11 de Noviembre hemos hecho 8 años… El caso es que con tanta previsión de cenas y comidas, no lo hemos ido a celebrar, por lo que tocará ir reservando en algún sitio “fino” acorde a la ocasión.

En Sevilla

El RoadShow ha comenzado y como primera parada ha tocado Sevilla. La verdad es que, aun siendo el primer evento (con nueva presentación y material), ha salido bastante bien.

La presentación, de unas dos horas, tiene mucho contenido dinámico, vídeos y demos, pero lo mejor es que como están en inglés, los “doblo” para mejor comprensión de la audiencia, y aquí es donde viene lo mejor… ¿habéis visto los vídeos de Troy McClure?, pues algo parecido.

Finalizado el evento, fuimos a un Sloppy Joe’s a comer, pero aunque Alicia los recuerda gratamente, a mi me pareció del montón o peor, pues la hamburguesa venía sin ketchup y al pedirlo nos dan un dedal (sí, de ese mismo tamaño) por 0.20 €… La verdad es que me defraudó bastante.

Sloppy Joe's

Sloppy Joe's

Al día siguiente, entre reunión y reunión, pasamos por la franquicia “Papasá“, cuyo nombre me hace muchísima gracia. Lástima que a las 10 A.M. no esté abierto, pues me han dicho que es excelente.

Por cierto, la ida y vuelta fue en AVE, lo que me vino genial para probar el pincho 3G de Yoigo. Nos ha llegado una oferta, tanto a Alicia como a mi, que nos ofrece un adaptador 3G por USB por sólo 25€ precio total, en prepago, sin contrato… Ya le he metido mi antigua SIM de Yoigo, por lo que tengo Internet por sólo 1.2 € al día. Por su parte, Alicia ha desbloqueado ambos “pinchos” y se ha comprado una tarjeta de Simyo que le da internet por 5€ al mes.

Finalmente, se nota que en Sevilla el tiempo es más “agradable” en esta época: allí de traje no se iba mal por la calle, pero al llegar a Madrid y salir del AVE, se notaba el fresquito… aunque siendo Noviembre, debería hacer mucho más.

Ida y vuelta a Badajoz en el día y taller

Esta semana he tenido una visita relámpago a Badajoz. La idea era ir dos días, pero al final, el número de reuniones no lo hacía necesario y, total, ¿qué son 800 kilómetros en un día en coche?.

A las 6:00 A.M. salí de casa, con idea de estar en Badajoz a las 10:00, concretamente en Montijo, para tener la primera reunión. Tenía previsto repostar a las dos hora de salir, sobre las 8:00, pero al final, como iba un poco pillado de tiempo y tenía suficiente combustible, sólo paré en la estación de servicio que está cercana al la central nuclear de Almaraz para tomar un café y la foto de rigor:

Central Nuclear de Almaraz

Central Nuclear de Almaraz

Pasados unos kilómetros, no pude resistirme a fotografiar el gran tomate (lo que se ve son árboles, no matojos):

Escultura al tomate

Escultura al tomate

Tras la primera reunión, tenía otra pendiente en Badajoz, a confirmar en el día, así que llamé para ver si me recepcionaban o no, pero tal y como esperaba, no pudo ser, así que tenía una hora más para aprovechar y ver a la familia. Como nadie me esperaba por allí, ni me reconocieron (también ayudaba el ir de romano).

Ya en Badajoz, donde se suponía que iría a comer con el cliente, empezamos a hablar y cuando me di cuenta era más de las tres de la tarde, por lo que tuve que salir pitando hacia Plasencia a por las dos últimas reuniones, sin comer, lo que no me viene tampoco mal…

Sobre las 20:00 terminé, así que de vuelta a Madrid. Se nota que el verano ya se ha ido y, que sumado al cambio de hora, oscurece muy pronto, lo que hace que el viaje tanto ida (hasta las 7:30) como la vuelta fuera de noche… Lo bueno es que la vuelta sólo fueron dos horas, pues Plasencia está muy cerca de Almaraz, por lo que en un par de horas ya estaba en casa. Otra cosa interesante de volver por la noche es que pude ver la contaminación lumínica de Madrid: desde el kilómetro 80 ya se apreciaba en el cielo la luz.

Al día siguiente, jueves, pedí cita en el taller para cambiar la correa de distribución del coche, pues por tiempo tocaba. Mi sorpresa es que me dieron cita para el mismo viernes, pues el sábado no les da tiempo al cerrar a media tarde. Llevé el coche a primera hora, así que para la vuelta cogí el autobús , el cual hacía años que no tomaba el transporte público complutense. Me ha sorprendido que ahora anuncien las paradas, estilo los autobuses de Londres. Mientras andaba a por el bus, me hizo gracia la foto:

Alcalá desde San Isidro

Alcalá desde San Isidro

Finalmente, el fin de semana ha sido muy tranquilo. Tanto que ni he salido de casa, pues el viernes no me encontraba nada bien y llevo con algo de tos todo el finde. Como la semana que viene la tengo complicada, he preferido no jugármela y no salir por ahí.