De tarde

Sí, por la tarde me toca currar esta semana. Es una experiencia nueva, pues tengo toda la mañana para hacer cosas, como limpiar, ir de compras… El único problema es que vas a contracorriente de todo el mundo, lo que también tiene sus ventajas: no hay atascos.

Por suerte o desgracia, es temporal, por una sustitución, así que en breve, saldré de este cambio en la rutina.

Advertisements

Desde el móvil

Aquí estoy posteando desde el móvil a modo de experimento.

La interfaz de WordPress parece que se adapta bien a la pequeña pantalla del terminal.

Como aplicaciones que ya he probado con éxito están Fring, ActiveSync, MgMaps y GoogleMaps, además de la capcidad imap y ahora el pequeño navegador Opera que me permite escribiros estas líneas.

Nuevo móvil

El día 8, comenzó un nuevo catálogo en Urende, en el que promocionaban el Sony-Ericsson P990i por 139 euros.

Ese mismo día, casi sin querer, pasamos por allí, con la mala suerte que se había terminado. Convencidos que se trata de una oferta reclamo, pusimos una reclamación, que desembocó en una llamada a los tres días para ir a por el dispositivo. Como se suele decir, quien no llora…

Entre otras cosas, ha sido una de las razones por las que he abandonado un poco el blog estos días. Hay que aprender a manejarlo, actualizar el firmware (que es bastante antiguo), no olvidar de ver Muchachada Nui…

Ahora mismo, ya tiene de todo, desde Google Maps, correo IMAP, Fring (messenger, skype, sip y google talk), RSS…

En definitiva, un todo en uno a buen precio, salvo porque es un poco grande, dificultando que encuentre una funda para cinturón con pinza giratoria adecuada, lo que me ha llevado a situaciones graciosas como me dijo una dependienta en una tienda: “¡nunca había visto uno tan gordo!”.

"Concierto" de Jean Michel Jarre

Pues sí, al final fuimos al “concierto”, por llamarlo de algún modo.

Tras un paseíto por Madrid, desde Alonso Martínez hasta Fuencarral, llegamos al cine donde se proyectaba el evento.

Todo parece perfecto: las entradas reservadas en mi poder, las butacas vip con doble apoyabrazos y espacio para estirar las piernas, justo en medio de la sala… ¿qué más se puede pedir?.

Pues se puede pedir que:

1) No pongan un DVD en la pantalla grande, sino un HD-DVD o BlueRay, sin olvidar los sistemas que creo que existen de Cine Digital, con resoluciones impresionantes. Aquello parecía una cinta VHS

2) Sonido como Dios manda… que los bajos de un Moog resuenen dentro de ti, y no el sonido gatuno que emanaba de los altavoces. Cualquier home-cinema normal lo supera.

3) Que no haya errores de continuidad en una grabación en directo. Si Francis Rimbert está quitando cables de un cacharro, en el siguiente plano no aparezca tocando en un sinte de espaldas al anterior.

4) Que el gran Jean Michel no se equivoque al tocar… ¿Sólo yo escuché un par de “mordentes” que no venían a cuento?. No me lo creo.

5) Otra vez, que Jean Michel sepa llevar el tempo. Si sabes que Rimbert toca lo mismo que tu, para añadir sonido polifónico, ensáyalo para que no empieces antes/después que él.

En definitiva, tras los poco más de 50 minutos que duró el evento, la gente no se movió del asiento al terminar… ni siquiera cuando la pantalla del cine se puso azul, con el simbolito de DVD finalizado. Cuando se dieron cuenta que Jean Michel no iba a aparecer (imagino que valorando su integridad física), fue cuando poco a poco nos comenzamos a levantar.

Como bien dice Alicia, los peores 5 euros de mi vida (sin contar gasolina, parking, venta anticipada, cena fuera….)

¿Piensas en defraudar?

Acabo de ver el anuncio de la Agencia Tributaria, donde te preguntan si piensas no declarar todo, pues, de hacerlo así, no habrá colegios, ciudades verdes, monumentos conservados, hospitales…

Yo, sin embargo, cuando me sablean los de Hacienda pienso en:

*) Sueldos de concejales/alcaldes escandalosos.

*) Subvenciones a titiriteros y “hartistas”.

*) Compras de arte y remodelaciones en los despachos de “Menestros” .

*) Consejeros y “ponedores de cazo”.

*) Viviendas VPO a “hijos-de”, “sobrinos-de” y demás “relación familiar-de”.

*) Becas a “nosesabequién”/”nolasnecesito”.

*) Pérdida del poder adquisitivo de la clase media.

*) Ministerio de dudosa utilidad.

En cualquier caso, habrá que pagar…

¿y por qué no te callas?

Esta semana, en la TV sólo se habla de una cosa: la cumbre iberoamericana, en la que hubo un pequeño enfrentamiento como ya habréis oído. Incluso han sacado un politono para los móviles que causa furor.

Pues bien, he estado en Madrid justo al lado de la Embajada de dicho país, concretamente, un par de plantas encima, pues está en un edificio de oficinas “normal”.

Al volver de comer, siempre alguno de los que íbamos, pulsaba el número de la planta dichosa, a lo que al parar el ascensor y abrirse las puertas, comenzábamos a corear la famosa frase. Había un estadounidense con nosotros que pensaba que estábamos locos, pero ya le explicamos qué pasaba y comprendió por qué nos reíamos tanto.

Desde Abejar (y VI)

Al final, nos hemos venido antes de tiempo. Pesábamos que Soria nos daría más jugo, pero, como habéis visto a lo largo de esta serie de entradas, ¿qué más nos queda por ver?.

Aprovechando la vuelta, hemos pasado por Medinaceli, que, no está mal, pero le falta conservación. Hay edificios, como el Palacio Ducal que se cae a trozos y el Beaterio está totalmente destruido por dentro, sólo queda la fachada.

Siguiendo con la ruta, fuimos a Brihuega, donde nos dijeron que el cabrito al horno lo hacen muy bien en determinado sitio y que entra en el menú… pues bien, al entrar, el comedor totalmente setentero, con gente que no parecían gourmets precisamente. Al final, un menú bastante malo, de los que tienes que echar sal a la sopa para que sepa a algo, a precio de Madrid, todo un timo. No volveré a fiarme de las recomendaciones que digan cosas como “… el cabrito entra en el menú …”.