I love Internet

Olvidé comentar cuando estuve en Milán, a mediados de Septiembre, en la Galería de Victorio Emanuelle, había gente de Codice Internet, una asociación que trata de divulgar la red en Italia (pues para eso son italianos).

El caso es que hacían fotos con un cartelito y, como no, nos tuvimos que hacer la foto:

I love Internet

I love Internet

Advertisements

Inseguridad en Correos

Hace unos días hice un pedido a DealExtreme, para encargar un par de adaptadores bluetooth diminutos y, como no, un pack de diez linternitas de led para el llavero.

Pues bien, hoy me ha llegado, pero al abrir el buzón, el paquete está abierto, pero no de cualquier forma, está justo roto donde viene la dirección de entrega y los items que traía. Está claro que se ha roto a posteriori, pues de otro modo, el cartero no podría haberlo entregado, pero como estaba dentro del buzón, sospecho que el cartero lo ha roto, se han caído las linternitas que le han molado y se las ha quedado de recuerdo.

Por lo pronto he puesto una reclamación a correos, cuyo texto reproduzco a continuación:

  

–>

<!–

–>

DATOS DE LA QUEJA
Nº: xxxxxxxx
Fecha: 31/10/2008
DATOS DEL RECLAMANTE
Nombre: Alberto xxxxxxx xxxxxx
Dirección: xxxxxxxxx
Cód.Postal: xxxxx Población: xxxxxxx
Provincia: xxxxx Tfno: xxxxx
Fecha de incidencia: 31/10/2008
MOTIVO DE LA QUEJA
Comentarios:
Hola, el sobre que debía contener varios artículos me ha llegado sin parte de la mercancía y roto, casualmente donde está la dirección de destinatario, por lo que tengo la total certeza que el cartero lo ha roto al tratar de meterlo en el buzón (de otro modo no tendría la dirección) y, o bien se ha caído parte de la mercancía o se la ha quedado él.

Me parece indignante que si el sobre no cabe en el buzón correctamente, no llame al timbre, pues no he salido de casa durante los últimos días, por lo que podría haber atendido al cartero.

Que los envíos no sean seguros es sinónimo de tercermundismo, generando una gran inseguridad en cualquier envío y, sobre todo, desconfianza en Correos.

Espero tener respuesta, pues tengo la factura del envío que espero abonen.


¿Se limpiarán el culo con ella?, ya os comentaré qué sucede…

Más de un año con el blog

Pues sí, olvidé celebrar el cumpleaños del blog, que empezó con este post, aunque, más o menos, tengo excusa, pues fue a finales de Agosto y tenía otras cosas en la cabeza.

Desde entonces, han sido más de 3000 visitas, con más de 5000 páginas vistas, para los 221 posts, con 228 comentarios (de los cuales, spam fueron 4), más de 650 etiquetas… Según las estadísticas de Google Reader, tengo unos 1.2 post por semana (antes tenía más, ha decaído la estadística).

Para los amantes de los dibujos y números, os puedo poner:

Visitas a mi blog

Visitas a mi blog

También, desde dónde han venido:

Visitas por el mundo

Visitas por el mundo

Concretamente, en España:

Visitas desde España

Visitas desde España

Y como no, los orígenes del tráfico:

Fuentes de Tráfico

Fuentes de Tráfico

Como podemos ver, este gráfico es muy imporante, ya que, según entiendo, sólo un 15% es tráfico que directamente escribe la URL en el navegador. El resto, se reparte entre motores de búsqueda (google principalmente) y referencias, es decir, vienen de otros blogs o del lector de RSS.

A ver si el próximo cumple del blog lo celebro en su fecha.

In London

Este fin de semana, ya no había excusa para ir a ver a Alicia allá en Londres, así que, pillé un vuelo de EasyJet para ir, hasta Luton. Este aeropuerto, está algo alejado de Londres, pero si reservas tu plaza de bus en EasyBus, por pocas libras te deja en pleno centro en menos de una hora.

Para la vuelta, cogí un vuelo de Iberias o British Airways, pero desde Gatwick. El vuelo salía bien de precio, pero el aeropuerto está en el 5º pino, así que, lo que te ahorras en vuelo, lo gastas en taxi, o mejor dicho, minicab, que tienen buenos precios a los aeropuertos. También hay EasyBus, pero como el vuelo salía a las 9:00 y se tarda, en taxi, 1.5 horas, habría que salir muuuuy temprano y a esas horas, hay menos transporter (sólo las líneas con N delante de Night)..

Sobre lo que vimos por allí, lo que más me llamó la atención era la multiculturalidad, imagino que será debido al Imperio Británico y los acuerdos con las colonias. De todo, lo que más me chocó eran los burkas que se podían ver demasiado a menudo.

No sólo hay multiculturalidad exótica, sino que también hay españoles currando allí. En el StarBucks, juraría que una camarera era española. Y no sólo atendiendo, los turistas españoles son como una plaga. Se creen que nadie les entiende y sólo van diciendo chorradas, además de ir montando el numerito: si hay tarima en el Museo Británico, se tienen que poner a taconear, si las puertas son estrechas, se tienen que parar en ellas para hablar… Si es que vamos dando la nota.

Por lo demás, corto y pego lo que ha comentado Alicia, que tiene buena memória para acordarse de todo lo que vimos:

Alberto llegó el viernes a la hora de la comida y fui a buscarle cuando terminé las clases en la academia a Finchley Road. Me dio un buen susto, pues yo creía que la parada era más adelante y al no verle, casi me da un vuelco el corazón. Una vez que nos encontramos, sacamos la Oyster (tarjeta de transporte) que, en caso de estar pasando unos días aquí, si cogemos la modalidad Pay as you Go (prepago), nos sale como mucho a 4′80 Libras al día, para el metro en las zonas 1 y 2, y los autobuses de todo Londres.
Nos fuimos en Tube a Leicester Square, donde podemos encontrar box offices donde las entradas para los mayores espectáculos de la ciudad salen a mitad de precio (aproximadamente). En esta plaza (pronunciada |L´ester| compramos las entradas para el musical “Sound of Music” y decidimos comer en Pasta Hut ( no me he equivocado, es la última campaña aquí de la firma Pizza Hut). Después de comer había mucho que ver… fuimos a Picadilly Circus y desde allí bajamos a Trafalgar Square, pasamos por delante de Buckingham Palace, vimos lo de la representación de la caballería y andando hacia la zona de Westminster pasamos por Downing St, donde no pudimos saludar a Gordon Brown y llegamos al Big Ben. Vimos las Houses of Parliament y Westminster Abbey, (que a pesar de conseguir entrar diciendo que iba a acudir a misa, perdí a Alberto por el camino y no entramos finalmente).
Llegados a este punto en el que la jaqueca que el niño traía no nos permitía continuar sightseeing, decidimos irnos acercando a donde veríamos la obra musical. Nos tomamos unos cafelillos en un Starbucks de Bond St y ya una vez repuestas las fuerzas, anduvimos hasta Picadilly Circus. En la paralela a Regent St encontramos el London Palladium Theatre y nos dispusimos a hacer cola.
Disfrutamos de esta maravillosa adaptación, donde el público vibró con la obra. Podemos decir que me dieron escalofríos al poder escuchar en directo algunas de mis canciones favoritas. Hay que decir que la puesta en escena fue espectacular, aunque el principal protagonista el Sr. von Trap no era nada del otro mundo y su voz dejaba bastante que desear llegando incluso a equivocarse y en una ocasión toser a mitad de una canción…

Luego tocó retirada, compramos un tradicional fish ‘n chips en un puesto de la calle, nos lo llevamos a casa y aquí lo cenamos. No estaba para tirar cohetes, pero menos da una piedra. Después de la cena, a dormir.
El sábado desayunamos como unos campeones, pues todavía me quedaba mucho por enseñarle a Alberto de mi nueva residencia. Subimos andando a Golder’s Green, donde tomamos el autobús equivocado y para colmo en sentido más equivocado todavía…. Nos bajaríamos en Hendon Central y desde allí finalmente cogimos el 113 a Oxford Circus. El plan del día era ir a Hyde Park, así que cogimos la Central Line y fuimos hasta Marble Arch, saliendo por Speaker’s Corner, ya en el parque. Anduvimos un montón, vimos ardillitas que se acercan a los paseantes, hicimos parte del paseo dedicado a Lady Di y caminamos por la orilla del lago donde había muchos patitos. Vimos también la fuente dedicada a Diana de Gales y tras una hora y pico de caminata llegamos a donde era mi sueño llegar, a ver Peter Pan.
La estatua del niño que nunca quiso hacerse mayor es relativamente pequeña, por base tiene una especie de montículo, donde encontramos los personajes de los cuentos: hadas, conejos, ratoncillos,… Es una auténtica maravilla, al menos para los admiradores del Sr. Barrie.
Vimos también la estatua a la energía y el movimiento, y el monumento al Prince Albert. Por último y para envidia de mis amig@s músicos, deciros que vimos el Royal Albert Hall…
Desde este punto, cogimos un autobús hacia Tottenham Court Road, y desde este punto visitamos la zona del Soho y Chinatown, donde por un módico precio se puede degustar un buffet, y comprobar que la comida china, es siempre igual, aunque aquí la modifican añadiendo celery (¿en español?).
Una vez recargadas las pilas, nos acercamos andando al British Museum, donde me pude dar cuenta que los británicos son, ciertamente, unos piratas, pues tienen las mayores riquezas del mundo antiguo, me pregunto ¿habrá quedado algo en Egipto? Aunque al mismo tiempo también es cierto que no todos íbamos a poder ir a Egipto a verlo todo, ¿no?
Una vez cerrado el museo, teníamos que volvernos al hogar, pues estábamos agotados. A mitad de camino, paramos a descansar y tomarnos un agüita, desde el local llamamos a los distintos minicabs que yo tenía las tarjetas, y comprobamos que de mi casa a Gatwick nos costaba 52 GBP, decidimos que dormir una hora más merecía la pena, lo reservamos y volvimos a Golder’s Green donde cenamos en un restaurante judío. Cenamos pescado a la brasa con chips, un mixed mezé y un flan de limón y tarta de manzana, además de un típico té británico (por cierto, no sé qué es lo que le ven).
Una vez cenados e hinchados de tanto comer nos volvimos al hogar, ya para reposar.
A continuación os dejamos las fotos de nuestro fin de semana:

http://picasaweb.google.es/s/c/bin/slideshow.swf

Al final, Vodafone parece que tiene algo bueno

Sí, el VodafoneMail, con lo que puedo otra vez tener notificaciones por SMS by the face del sistema de alarma que tengo con ZoneMinder (a ver si les dono algo por PayPal… y se curran el soporte para V4L2).

Pero, no todo el monte es orégano: Para entrar en VodafoneMail, sólo se puede hacer por HTTP, es decir, ¡¡la password va en claro!!. Otro problema es que la cuenta es de sólo 10 MB, que puedes pasar a 60MB por la módica cantidad de 3€ al mes… Hubo un momento, en el proceso de alta, que no tiene URL, sino que conectas directamente a una IP (con un vetusto servidor Netscape) cuyo certificado expiró en el 2004.

En cualquier caso, ¡mola!, vuelvo a recibir alertas.

Timofónica

Creo que ya he comentado el servicio tan lamentable que da Telefónica en el 1004, pero lo vuelvo a contar y me desahogo un poco:

Si llamo desde mi línea fija al 1004, sale la locución que dice “Bienvenido al 1004, si desea información de números de teléfono, llame al 11822, en otro caso, por favor espere” y automáticamente me cuelga.

Si llamo desde el móvil, también al 1004, sale la locución dichosa del 11822, y luego me indica que introduzca el número de teléfono (pues se da cuenta que llamo desde un móvil) para el que quiero hacer la gestión. Meto el mío y me cuelga.

Tercer intento. Llamo desde el móvil y meto un número falso y, ¡anda!, consigo hablar con un operador.

¿Es posible que haya listas negras de “pesaos” para no atender?, ¿cómo es posible que en menos de 3 semanas tenga 4 reclamaciones abiertas?, ¿qué puedo hacer si ni ONO ni Jazztel ni Vodafone me pueden dar servicio?, ¿Me voy a tener que mudar de casa?

El futuro es ayer

Eso mismo deben pensar la gente de atrezzo de “Amar en Tiempos Revueltos”, una serie sobre las postguerra española.

Estaba viendo un zapping cuando ponen un pequeño fragmento en el que podemos ver:

Imagen de teléfono DECT en Amar en Tiempos Revueltos

Imagen de teléfono DECT en Amar en Tiempos Revueltos

No he subido el vídeo, en el que se ve cómo está hablando por teléfono, pero sí he subido la imagen en la que podemos ver cómo pulsa el botón de colgar de su flamante teléfono inalámbrico DECT de, aproximadamente, 1945… ¡Si es que, los españoles somos unos avanzados a nuestro tiempo!

P.S: No, no veo esa serie, vuelvo a decir que lo acabo de ver en un zapping mañanero tirado en el sillón.

¿Quién dijo que las grandes operadoras son mejores?

Hace algún tiempo, migré a Yoigo: me pareció una operadora simple y clara, justo lo que me hace falta.

Ahora, por motivos laborales, he contratado un número con Vodafone y todo va de mal en peor:

1) Me cobran, sin avisarme, el alta de línea.

2) Las “tarifas planas” que NECESITO para ver el correo cuando estoy fuera, no son tan planas: Deberían llamarse algo así como “Mierda-Tarifa-para-ver-Vodrifone-Live” o “Caca-Tarifa-que-si-navegas-libremente-te-meto-un-palo-que-te-avío”…

3) Siempre que llamo, me paso de media hora a tres cuartos para cualquier tontería

4) Los operadores me cuentan cada uno una cosa distinta

¿Quién decía que Yoigo es una mierda?, ¿Y Vodafone?. Con Yoigo sólo tuve un problema: tardaron mucho en enviarme el móvil y por culpa de Orange no pudieron hacer la portabilidad.

Otro operador grandes es Telefónica. Acabo de abrir una segunda queja por la mierda del ADSL que me ofrecen: 1Mbps y 20GB al mes de transferencia. Además, sospecho que el troncal que tiene mi central es de baja capacidad, pues por las tardes y fines de semana navegar se hace un suplicio: Salta el time-out del navegador constantemente. Además, ahora que está Alicia fuera, el Skype se ha convertido en fundamental.

Y de Telefónica no sólo me quejo del ADSL, el jueves pasado descubrí que las llamadas de teléfono a través de esta gente son una basura: cada dos por tres se me cortaba la llamada con la locución “En estos momentos hay sobrecarga en la red”. ¡¡¡¡Estoy en una conferencia internacional, no me pueden hacer eso!!!. A la tercera vez, usé el móvil y sin problema, lo que demuestra que es mi central, no las líneas internacionales lo que se satura.

El problema de todo esto es, ¿qué puedo hacer?. Ya he llamado a Ono, a Jazztel.. y en mi zona sólo se puede Timofónica. Me da que me voy a pasar a Yoigo y usar el 3G por 1,2 euros al día como esto siga así…

De Lisboa a Mallorca

Esta semana ha sido un poco difícil: El martes tocó ir a Lisboa y el vieres, a Mallorca.

Para ir a Lisboa, lo típico, en avión, pero al volver… ¡en coche!. Salimos de allí sobre las 19h (local, es decir, las 20h aquí) y, entre recoger el coche del aeropuerto y tal… llegué a casa casi a las 4:00; ¡y al día siguiente currar!

Ayer viernes tocó ir a Mallorca. Habío ido hace muchos años y no recordaba los típicos molinos que se ven nada más aterrizar… de lo que no me acordaba es que TODA la gente que hay en el aeropuerto es ALEMANA… ¡con unas pintas!. No sé si viene lo mejor de cada casa o todos los alemanas son así (o yo me estoy volviendo un estirado).

Para ir a Palma (de Mallorca, aunque creo que ya no se puede decir), fui con Spanair… estuve por decirle al comandante,  pues tenía la cabia abierta al entrar, que no se le olvidara sacar los flaps. A la vuelta, también en avión, menos mal, pero con Air Europa… El avión petao, todo el mundo a lo suyo, parecía más un cercanía que otra cosa, pero bueno, al menos no había ningún gracioso con el móvil poniendo reguetón.

Ahora toca seguir ordenando la casa, ir a comprar, llevar los trajes al tinte… y el lunes, renovar el Carnet de Conducir, que se me caducó ayer (pensaba que el mes 10 era noviembre y no octubre).