De crucero (II)

Hoy tocaba navegación todo el día, rumbo a Jamaica. Tras el desayuno, ¡con nachos y chili!, tuvimos el simulacro general obligado por Navegación Marítima. Estás en tu camarote y al oir 7 bocinazos “cortos” (de varios segundos) y finalmente uno largo, se supone que tienes que coger tu chaleco salvavidas, ajustártelo e ir hacia tu zona de reunión, en nuestro caso junto al casino del barco, que da a los botes salvavidas. No sé si al Ministerio de Igualdad le gustará la cosa, pero las mujeres y los niños entran primero en los botes… Me pregunto si los músicos serán los últimos y tendrán que seguir tocando.

Ese día lo pasamos explorando las 12 cubiertas del barco y en la piscina con el jacuzzi. Se dice pronto, pero nosotros estábamos en la 5º planta (empieza desde la tercera, las inferiores son máquinas y tripulación) y para subir a la 11 donde estaba el buffet era muy aconsejable ir en ascensor. Tuvimos ya oportunidad de ver a los animadores, que estuvieron dando clases de baile en la piscina, concurso masculino de piernas sexys… cuando me olí el percal, nos fuimos al bar, pues los animadores sacan a gente, así que para evitar momentos embarazosos, mejor estar un poco alejados y ver a los demás haciendo cosas raras.

Ese día tocó la cena con el Capitán, donde nos presentaron a él y a la tripulación. La verdad es que no nos habían avisado de estos temas y para los amantes del “pedorreo”, los cruceros son ideales: día de gala con el capitán, día de blanco, día tropical, día pirata… tienes que llevar tropecientas maletas. Se presentó la responsable de entretenimiento, así que pudimos poner cara a la voz que cada día por megafonía nos indicaba la previsión meteorológica, las actividades y que pasásemos un día estupendo.

Por cierto, los mojitos, piñas coladas, etc… comenzaron a rular.

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

De crucero (I)

Nada mejor para irse de luna de miel que un crucero y si encima es por el Caribe, mucho mejor.

La idea ha sido un “ni pa ti ni pa mi” al que llegamos. Alicia quería ir al Caribe, a un resort de esos en régimen de todo incluido, estilo lagarto para freírse al sol con una piña colada en la mano. Yo quería algo más dinámico y ver sitios, así que la idea de un crucero por el mediterráneo, desde Venecia a Estambul sonaba bien. Al final, llegamos al acuerdo: estamos en el Caribe pero no es una playa todo el día al sol y cocidos (en todos los sentidos) y además hacemos algo “cultural”. Por otro lado, tiene la ventaja de que siempre duermes en el barco, por lo que en sitios “raros” sabes que pase lo que pasa, cuando llegues al barco ya estás “a salvo” (y ya entenderéis por qué digo esto más adelante). La única pega del Caribe son las 10 horas de avión que cuesta ir para allá… la verdad es que es un calvario.

Para contratar el viaje fue una peregrinación de agencia en agencia… bueno, mejor dicho, un par de ellas: El Corte Inglés y Viajes Carrefour. En el “corte”, nos atendieron fatal, pues no tenían ni idea de nada, no sabían de qué iba el tema, eso sí, te dan todos los catálogos del mundo y poco más. En Carrefour, nos atendió Alfonso, un venezolano que conoce los cruceros, pues cuando vivía en Venezuela, su casa estaba muy cerca del puerto donde suelen salir los cruceros, así que había hecho alguno. Además, en los cruceros hay excursiones que te venden y Alfonso nos aconsejó cuáles coger y por qué cogerlas, ya que según el lugar no merecía la pena. Por cierto, de precio igual que el “corte”, pero te dan una tarjeta regalo de 200 euretes que no nos vendrá nada mal (a ver qué caprichillo nos compramos). Finalmente, por fechas el único que nos cuadraba fue el Pullmantur Caribe Maya.

El vuelo salió el sábado 15 a las 14:30 desde la terminal 1 de Barajas. Nos llevaron en un 747 de la propia Pullmantur Air. La verdad es que el avión es un poco antiguo y no habían ni siquiera cambiado el software de Malaysia Airlines, así que de forma periódica, en la pantalla que tiene cada ocupante en el asiento de enfrente podías ver el logo, además de la información GPS sobre la velocidad, altitud, posición en el mapa… Pusieron alguna peli, pero todas a la vez y no podías elegir qué ver. Cuando viajé a Seattle, tenías una videoteca con pelis y series para ver lo que te apeteciera en cualquier momento. Por suerte pillamos un buen asiento (fila 65, el último) que son muy espaciosos y pudimos echar hacia atrás el asiento. Aún así el viaje fue bastante tortuoso. Por cierto, el avión tenía un agujerillo en el fuselaje, al que le hice una foto por si podía servir para una investigación forense…
Una vez llegamos a Cacún tocó pasar el control migratorio. Del vuelo ya llevaba completados los formularios de inmigración, que metí en una revista “El Jueves”, así que al llegar, el Agente de Frontera me la vio, le hizo gracia y me la quería “comprar”… así que acabé dándosela. Por otro lado, el aire tan seco del avión me puso muy malo y llegué con un ataque de alergia de los buenos. La gente me veía con los ojos llorosos y no sé qué se estarían pensando.

Una vez pasado el control y el registro aleatorio de la maleta (pulsas en un semáforo el botón, si sale verde bien, si es rojo, te toca enseñar la maleta) llegamos a los autobuses que nos esperaban en el aeropuerto para llevarnos a Playa del Carmen. Por cierto, nada más salir del aeropuerto, sobre las 18:30 hora local, ya se notó el calor… ¡infernal!. Ya en el bus y con aire acondicionado, con el GPS vimos que el autobusero nos dio una buena vuelta por la ciudad, pero nos vino bien para verla cómo es por dentro. Paramos en el puerto para coger un ferry que nos llevó a Cozumel. El cacharro se movía más que los cacharritos de la feria, lo bueno es que no me afectó mucho, pues entre el ataque alérgico, lo que me hubiera faltado es marearme.

Desembarcados del ferry, pasamos al control para acceder al barco. Ahí la organización lo hizo muy bien: ya empezaban a circular los San Francisco sin alcohol y otro, “con”, llamado “Crucero Feliz” que entraron uno tras otro con la sed que llevábamos, pues en el vuelo la bebida parecía racionada (sólo pasaron dos veces en todo el vuelo con un vaso de agua). En el control, das tu tarjeta de crédito y te hacen una foto, con eso graban una tarjeta magnética Pullmantur que te sirve para pagar dentro del barco, como identificación y llave de acceso a la habitación, así no necesitas llevar dinero ni nada ¡y es sumergible!.

Llegamos al barco, al Pacific Dream sobre las 22:00 (a partir de ahora hablaré en hora de allí, que es 7 horas menos que nosotros), vimos la habitación, en la que tuve que hacer uso del WC como podéis comprender, cuando el Cabinista (Juan Carlos) pasó a presentarse… de ahí fuimos al buffet a cargar energías, donde la comida mexicana comenzó a hacer de las suyas. Entre muchas otras cosas, había nachos a los que eché de todas las salas… aquello no picaba ¡escocía!, salí corriendo a por más agua. Más adelante una pareja de mexicanos con los que hicimos amistad nos comentaron que aquello picada mucho, que no picaba “rico”, por lo que esperaban que no nos llevásemos una mala opinión.

Tras la cena, a dormir, pues con el cambio horario, esábamos ya muy cansados.

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf