De sushi y otros temas

Desde que volvimos del crucero apenas he tenido tiempo de comentar por aquí más cosas: entre trabajo y compromisos post-boda, hemos estado muy liados.

Tras el crucero, todavía que quedo algún día de “vacaciones”, que aprovechamos para atender al curso de sushi que nos regaló Antonio. Fue un regalo de lo más original, pues como toda experiencia, es algo que te queda para siempre. Por otro lado, es muy útil, pues desde entonces, ya hemos hecho sushi en casa un par de veces y con muy buen resultado:

Sushi casero

Sushi casero

Ya, reincorporado al trabajo, aunque suena a tópico, he estado muy liado, pues el trimestre está en su recta final y todo se junta: Desde trainings en Madrid, Barcelona y Lisboa, día festivo pero que en realidad ha sido “laboral” (a cambio de otro día), evento en Barcelona y visitas a clientes en zona norte (con salida el domingo en coche hacia Oviedo)…

El viaje al norte estuvo bien: tres días en los que estuve en Oviedo, Santander, San Sebastián y Bilbao. Esta vez pude ver Oviedo mucho mejor, y lo que en un post anterior dije que era la catedral, ya he podido comprobar que no es así, que la catedral es mucho más grande. Al día siguiente, tras reuniones allí, salí hacia Santander para tener más reuniones, pero para hacer noche fui a San Sebastián, en un hotel altamente recomendable, el Hotel Avenida. El único fallo que encontré es que el restaurante lo tienen cerrado por la noche, el más cercano estaba también cerrado y al final, acabé a media hora en coche en un McDonald’s de un centro comercial de la zona… Finalmente, la vuelta de Bilbao muy tranquila, con luz, lo que hace más agradable la vuelta al poder ver los paisajes de la zona.

Como comenté, el jueves fue festivo pero estuve trabajando, cambiándolo por el viernes 18, donde aprovechamos para ir a Montijo y celebrar la boda con el resto de la familia que no pudo venir. Fue una comida de lo más agradable, hacía tiempo que no íbamos por allí y esta vez no era yo el que conducía (lo que me sirvió para ir con el portátil resolviendo un temilla que tenía pendiente del trabajo). En ese mismo fin de semana, termién de preparar el viaje a Canarias que me he marcado en esta última semana, de nada más que tres días.

En Canarias estuve dos días en Las Palmas de Gran Canaria, con una implantación y, aprovechando que estoy allí, visitando clientes. Desde Las Palmas con un vuelo interno de Binter a Tenerife, donde estuve un sólo día, suficiente para ver más clientes de la zona y volver tranquilamente y, sobre todo, temprano, pues tras estar tres días fuera, siempre es mejor volver temprano para contar las hazañas vividas por tierras lejanas.

Vistas desde el Hotel Parque de Las Palmas de Gran Canarias

Vistas desde el aeropuerto de Tenerife Norte

Por cierto, en WikiLoc ya he subido las rutas que hicimos por Chichén Itzá, Jamaica y Gran Caimán. En el plugin de WikiLoc las podéis ver directamente sobre los planos de Google.

Advertisements

De boda… y esta vez la mía

Había comentado que andaba bastante liado últimamente y como podéis ver por el título, ya os podéis imaginar por qué. Tras las peripecias con el gordo incubador de almorranas, por fin nos comentaron que todo estaba en orden y que podíamos acercarnos a elegir el día.

Por mi trabajo, o bien era ya mismo o bien pasado junio, así que, como Alicia no perdona los 15 días de vacaciones que nos dan, lo hicimos lo antes posible, el día 13 de Mayo, jueves, de 2010. La idea es que fuésemos cuatro gatos, pero al final la cosa se nos fue de las manos y acabamos con un bodorrio de 18 personas, lo que sigue siendo todavía manejable, todo sea dicho.

En casa, antes del juzgado

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

En los juzgados

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Ceremonia

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Para los preparativos, además del juzgado, buscamos restaurantes en Alcalá, sobre todo cercanos para ir tranquilamente andando tras firmar con el juez. Los había de todos los precios, pero si bien unos se subían a la parra (y eso que nadie sabía que era boda, sino que les íbamos con el rollo de “celebración privada” para evitar que nos sablasen con precios astronómicos por boda), otros nos obligaban a menús cerrados con poco margen de elección. Finalmente fuimos a La Cúpula (con el consiguiente chiste al respecto). Unos días antes (Alicia sola en casa y yo desde Bilbao) también terminamos la invitación, que como no, tenía que ser a través de internet. Todavía sigue colgada y la podéis ver aquí.

Aún con toda la preparación previa, incluso en el mismo día de la boda hubo un cabo suelto: la tarta. Para solucionarlo, la compramos por el camino del juzgado al restaurante. Eso sí, antes estuvimos de sesión fotográfica desde la puerta del Juzgado a los patios interiores del edificio histórico de la Universidad de Alcalá. En mitad de la sesión, se puso a llover, aunque afortunadamente duró poco y pudimos ir tranquilamente al restaurante. Sobre las fotos, Alicia las ha estado retocando para enviarlas a un servicio online en el que te envían el álbum en papel a un precio razonable. Además, te dan un software para que prepares cada página.

Salida del juzgado

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

En la universidad

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Una vez en la comida, aunque yo había tratado de evitarlo, los típicos gritos de “vivan los novios” y “qué se besen” no tardaron en llegar. La verdad es que me incomoda bastante, pues no me gustan las celebraciones con gritos que más parecen otras cosas… además, había gente que estaba allí comiendo que nada tenía que ver y no quería molestarles.  La comida consistió en unos entrantes, empezando por una tacita de consomé que entró sólo, seguido de patés, pimientos rellenos, salmón y de ahí pasamos al principal, solomillo de cerdo al brandy o pescado (no recuerdo bien, pues no soy muy amigo de los peces).

En La Cúpula

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Hacia el final de la comida, con el postre, nos sacaron la tarta que llevábamos pero tuvimos un momento pánico cuando nos sacan también una espada con el logo del local… ¡que nos cobran suplemento boda!, pero no, no nos dieron la espada y no hubo suplemento alguno. Tras el postre, Sara tocó el violín y nos hicieron hacer un pseudo-baile. Le llamo pseudo porque no sabemos bailar, así que cualquier parecido era pura coincidencia.

De La Cúpula nos fuimos al Hemisferio, una cafetería cercana, donde nos tomamos un café. La tarde terminó con pinta de querer llover pero no hubo problema, nos despedimos y cada uno al hogar, haciendo esta boda bastante distinta a la típica con música, bodorrio, barra libre y demás diversiones paganas.

De copichuelas

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf