Por fin vacaciones (IX)

Ya nos hemos despedido de Briones y hemos puesto rumbo a Lleida, hacia los Jardins del Segrie.

En el camino, paramos en Zaragoza, donde vismos El Pilar y la Torre de la Seo, además de dar una vuelta por la zona y aprovechar para comer. Llegamos a Lleida sobre las cinco de la tarde, así que rápidamente, para aprovechar el día, preguntamos a dónde podríamos por la zona.

En Lleida ciudad, dimos una vuelta rápida, por la zona de la estación y la rambla, además de subir al castillo, desde el que se ve toda la ciudad, pero fuimos un poco tarde y preferimos no estar mucho más tiempo (había gente algo rara pululando por ahí).

De ahí salimos hacia Alguaire, donde hay un mirador, pero en vez de ir con GPS, fuimos a “pelo”, con pequeña pérdida y cambio de sentido incluido. Una vez llegamos al mirador, el camino era muy rústico, es decir, sin asfaltar, optando por no seguirlo para evitar posibles problemas. Continuando por la misma vía, llegamos al aeropuerto de Lleida, el cual está todavía en obras, pero su torre de control es muy chula.

De vuelta al alojamiento, es de los pocos que hemos visto en los que no te la “clavan” por comer allí, así que unas tapitas y, como no hay que conducir, una copita de sangría.

Posted by Wordmobi

Advertisements

Por fin vacaciones (VIII)

Hoy hemos “madrugado”, pues el desayuno empieza a las 9:30 y queríamos ir a Pamplona.

Por la de peaje, todo autovía hasta Logroño, y luego por otra nueva autovía hasta allí hemos tardado una hora y tres cuartos, así que a las 11:30 más o menos ya estábamos por allí, aparcando en un parking pegado a la famosa calle Estafeta.

Lo primero que hemos hecho ha sido entrar en una tienda original de Kukuxumusu, luego, hemos visto un poco el recorrido de los encierros y hemos acabado en la famosa plaza del ayuntamiento, donde el chupinazo y en la caseta de turismo, donde nos han dado un mapa y qué podíamos ver. También aprovechamos para firmar por la capital europea de la cultura, pues prefiero que no sea en Alcalá (paso de que me suban el IBI y demás) y nos dieron unas camisetas que aprovechamos para regalos “típicos” (sí, es cutre, pero no me valen).

Fuimos a la catedral (pero estaban en misa), al parque de la Taconera, una visita por las murallas, el museo de Navarra y vuelta al recorrido de Sanfermines. Al final, para variar, cominos en un kebab (es lo único que no parecía una trampa para guiris) y me compré una camiseta cachonda.

De allí fuimos a Logroño, pero no vimos nada “interesante”, así que continuamos la vuelta al hotel, pasando por El Ciego, donde tienen un hotel cuyo arquitecto es el mismo que el del Guggenheim, haciendo un contraste de los más raro: la iglesial del pueblo a un lado y al otro el hotel ultramoderno…

Continuamos la vuelta y paramos en las bodegas Dinastía Vivanco. La verdad es que de vinos no entiendo, y a priori el nombre no me suena, aunque se lo han currado y el sitio es digno de ver: museo muy interesante con todo los procesos y maquinaria del vino. Luego, la visita incluía una cata, aunque sólo una copa, bien de crianza 2005, bien un mosto. Alicia, que no le gusta nada el vino, le gustó bastante. Lástima que tengamos que seguir viajando pues habría comprado unas cuantas (yo pedí un mosto, por eso del coche).

Terminamos el día en Haro, pero, en comparación con Briones, es muy “ciudad”, es decir, no está tan bien conservado ni es tan “rural”.

Bueno, mañana nos espera otro viaje largo, así que toca mirar la ruta y demás.

Posted by Wordmobi

Por fin vacaciones (VII)

Hoy hemos dicho adiós a Casa Gloria, en Vilanova de Lourenzá, y nos hemos dirigido a Logroño.

Como les hemos prometido a los dueños de la casa, Gloria e Isidro, vamos a recomendar el sitio en todas partes, pues de verdad nos han tratado muy bien, está en una zona “céntrica” en cuanto a lo que queríamos ver y, la relación calidad precio es inmejorable.

Como el viaje hasta Briones, en Logroño, es largo, paramos a comer en Santander, que como siempre, es muy bonito, con uno de los mejores paseos marítimos que conozco. La idea era comer en algún sitio típico, pero al final acabamos en un chino… para variar.

Pasamos por Bibao, aunque por los alrededores, para coger la AP-1 e ir hacia Logroño. Lo raro de todo, es que durante todo el viaje, el GPS ha ido loco completamente, ¿es posible que hayan subido el error?. Hubo un momento en que casi lo tiro por la ventanilla… Lo peor fue al llegar a Briones. Aunque el pueblo no es grande, sin ABSOLUTAMENTE ninguna referencia, empezamos a callejear a ciegas, por callejuelas estrechas, pero finalmente llegamos a Los Calaos de Briones, un restaurante con alojamiento rural. Por cierto, un “calao” es una especie de bodega en las casas.

En el hotel rural, nos han dado la habitación que sale en la web, con unas vistas a todos los pueblos de la zona y a las bodegas Dinastía Vivanco, y menos mal, pues el pueblo está de fiesta por lo que la otra cara de la casa que da hacia la plaza del pueblo tiene que ser un poco ruidosa, pues  están montando una jarana de la buena… Yo ahora estoy en la cama, con la cabeza como un bombo, así que poca fiesta voy a tener hoy.

Posted by Wordmobi