Por fin vacaciones (VI)

Hoy hemos ido a Cariño, para comer en un restaurante que Alicia conocía, pero nos remitireon a otro igual o mejor, el Barómetro. Tras la comida, surgió un pequeño marrón del curro, pero que a través del móvil se solucionó sin problemas.

Tras recabar información en la oficina de turismo situada en el mismo puerto, salimos hacia el cabo Ortegal. Desde allí, se veía mucho mejor el mar y, por desgracia, permitía apreciar mejor una especie de espuma amarillenta que no creo sea nada saludable. Al salir de allí, fuimos a la “Garita de Herveira”, donde está el acantilado más alto de Europa, de sólo 613 metros.

Aprovechando que es un sitio muy alto, es carne de aerogeneradores, por lo que está todo plagado. No pude resistirme a acercarme y que las aspas me pasen a unos “pocos” metros, oyendo el ruido que hacen al cortar el aire.

El camino continuó hacia San Andrés de Teixido, donde quien no va de vivo, va de muerto. Ya es la segunda vez que voy, así que imagino que no me tendré que reencarnar en un bicho e ir hacia allí como dice la leyenda. También dice que hay que beber de una fuente de tres caños, pero, no me fío de beber agua sin tratar, sobre todo teniendo en cuenta que me esperan bastantes kilómetros conduciendo.

Ya a la vuelta, dimos una vuelta por Espasante, donde tienen un cerdo de bronce en una plaza. La cosa no sería más graciosa si no fuese porque en realidad, también tienen uno de verdad, suelto por el pueblo y la gente le da de comer, para luego sortearlo entre todos los vecinos.

Saliendo de allí, Alicia me quiso llevar a O Picón, que se supone tiene una playa muy chula y un acantilado, pero cuando el camino dejó de ser asfaltado preferí no seguir por ahí, quedándonos sin verlo.

Finalmente, fuimos a Foz, para hacer una compra y tener provisiones para mañana, pues nos espera un viaje largo hacia Logroño. Por cierto, de los 20 (o menos) grados de temperatura, he visto que en Logroño hace algunos más… sólo de pensarlo nos da perece y todo.

Posted by Wordmobi

Advertisements

Por fin vacaciones (V)

Hoy ha tocado Ribadeo, donde hemos tratado de hacer la ruta de los miradores, llegando hasta un faro, pasando por una antigua fortaleza (que está al borde de un acantilado y encima tiene foso alrededor) totalmente inexpugnable.

A lo largo del día, estuvo lloviendo y las temperaturas bajaron, llegando a ver hasta 12 grados en el termómetro del coche.

Tras la fortaleza, hemos ido a Avilés, donde dimos una vuelta por el centro y de allí, como estábamos al lado de Gijón, nos animamos a ir allí, así que ya conocemos casi toda la A-8. Una vez en Gijón, comimos en un italiano (Vesubio) justo frente al puerto deportivo, muy bien de precio y servicio. Para bajar la comida, nada mejor que da una vueltecita por el casco antiguo y luego al parque donde está el “cagadero de King-Kong”, aunque esta vez, al contrario que en Noviembre de hace dos años, con la lluvia y el viento no se hacía del todo apetecible hacer fotos ni sacar las manos de los bolsillos. Finalizamos el día con un resbalón de Alicia justo en la puerta de una cafetería, pero bueno, tras unas risas, nos tomamos un cafetillo y vuelta al hogar.

Pero esa vuelta al hogar no fue directa, sino pasando, o mejor dicho, dando una segunda oportunidad a la Praia das Catedrais (cuando trato de hablar en gallego, me sale acento portugués…). Como ya comenté, la otra vez no pudimos ver los famosos arcos, así que carreteando por cuasi-caminos, estuvimos viendo playas muy chulas, con algunas nubes, pero con algún claro.

Tras unas paradas y fotillos por la zona, en la Ruta das Praias, fuimos a Foz, que está cerca de la casa rural pero no habíamos visto todavía. Tienen una playa muy interesante, que no tiene nada que envidiar a las de Valencia, en cuanto a anchura se refiere), pero imagino que el agua estará un pelín fría.

Ya por fin, finalizamos en la casa rural, a reposar después de tanta aventura o mejor dicho, de tantos kilómetros, pues a lo tonto, estamos yendo de un lado para otro.

Posted by Wordmobi