Por fin vacaciones (X)

Hoy hemos madrugado para ir a Andorra.

El camino se me ha hecho bastante largo, pues aunque en teoría no llega a dos horas, al ir por carretera de un sólo carril por sentido y atravesando pueblos, tenía la sensación de llevar mucho más tiempo al volante. Además, al ir llegando a la frontera, comenzó el atasco, que no se disolvió hasta entrar en el parking. Por otro lado, a mitad del camino surgió un pequeño marroncete laboral, pero de rápida solución.

Una vez allí, de un lado para otro viendo tiendas. Primero dejé a Alicia mirar las de ropa, para “ganármela” y poder ir a las de electrónica diversa sin problema.

La verdad, es que no hay gran diferencia de precios, salvo diesel (sobre los 86,4 cétimos/litro, cuando en España está a más de 91), bebidas alcoholicas (Malibú de un litro a 9 euros, Jameson, también un litro, a 12) y, supongo, el tabaco, pero eso ya no lo miré… También tenía un encargo familiar sobre un perfume de Channel, pero, sinceramente creo que la diferencia está sólo en el IVA y cierta competencia feroz entre la amalgama de perfumerías que recorren la calle principal.

Para comer, no sé si los Escargols son típicos de ahí, pero no me hacen gracia, así que acabamos en un KFC poniéndonos las botas de pollo. Quizás por eso, Alicia tuvo un pequeño problema gástrico que nos hizo entrar dos veces en la misma cafetería, la primera por un café y la segunda una cocacola.

Finalmente, lo único “chollo” que hemos comprado ha sido un Lotus a mitad de precio para Alicia y un bluetooth Nokia tirado de precio, pero no sin antes recorrernos Andorra de arriba a abajo. Por cierto, también venden sprays de defensa por menos de tres euros ;).

A la vuelta, aprovechamos para llenar el coche y soportar el atasco de salida, pues en la aduana española parece que paran a uno de cada diez… no por temas de seguridad, sino por ver quién compra alcohol o tabaco sin los impuestos que tanta falta hacen a los que nos desgobiernan.

Por cierto, justo al llegar con el coche a la puerta de la casa rural, ya de noche, veo “algo” que salta por el camino… me bajé del coche y era una ranilla, que al verme se espantó y volvió por donde había venido. Es la primera rara en libertad que veo en directo en mi vida.

Posted by Wordmobi

Advertisements

Por fin vacaciones (IX)

Ya nos hemos despedido de Briones y hemos puesto rumbo a Lleida, hacia los Jardins del Segrie.

En el camino, paramos en Zaragoza, donde vismos El Pilar y la Torre de la Seo, además de dar una vuelta por la zona y aprovechar para comer. Llegamos a Lleida sobre las cinco de la tarde, así que rápidamente, para aprovechar el día, preguntamos a dónde podríamos por la zona.

En Lleida ciudad, dimos una vuelta rápida, por la zona de la estación y la rambla, además de subir al castillo, desde el que se ve toda la ciudad, pero fuimos un poco tarde y preferimos no estar mucho más tiempo (había gente algo rara pululando por ahí).

De ahí salimos hacia Alguaire, donde hay un mirador, pero en vez de ir con GPS, fuimos a “pelo”, con pequeña pérdida y cambio de sentido incluido. Una vez llegamos al mirador, el camino era muy rústico, es decir, sin asfaltar, optando por no seguirlo para evitar posibles problemas. Continuando por la misma vía, llegamos al aeropuerto de Lleida, el cual está todavía en obras, pero su torre de control es muy chula.

De vuelta al alojamiento, es de los pocos que hemos visto en los que no te la “clavan” por comer allí, así que unas tapitas y, como no hay que conducir, una copita de sangría.

Posted by Wordmobi