Yo soy la Ley…

… eso mismo debe pensar el Guardia Civil que ha tenido la osadía de pararme.

Vengo de Madrid, de vuelta del servicio técnico de Epson por problemas en la impresora nueva, y a la altura de Torrejón, está la A-2 hasta arriba y más, así que, hacemos el truco y vamos por Ajalvir y Daganzo, más largo pero al menos no estoy parado.

Al llegar a una rotonda de las cercanías de Daganzo, el atasco de la A-2 vuelve a estar ahí… ¿quizás hora punta en la zona?, ¡qué va!, la Guardia Civil que tiene la feliz idea de poner un control y reducir a un carril la carretera, es decir, todo lo que sea incordiar a la gente normal se les da de vicio, pero luego se les escapan los reos en los juzgados… El caso es que el control está a 150 metros de una rotonda, pero la gente, no sé porqué, tienen una sola fila hasta el control y bloqueando la plaza de circulación giratoria, así que, como está libre todo el carril derecho hasta el control, sigo por él para incorporarme al carril izquierdo en sus inmediaciones, como se suele hacer, antes de los conos.

Pues bien, justo cuando llego, ya lo están recogiendo y al que le ha tocado quitar los conos, me da el alto, se me acerca y me dice:

G.C: ¿Le parece bien lo que ha hecho?

Yo: Sí, completamente (poniendo la misma cara que House cuando rebate a alguien)

G.C: ¿Pero no ve que todo el mundo hace una fila?

Yo: Los conos ni el control están en la rotonda, están aquí

G.C: Documentación

Yo: Sin problema (abro la guantera, saco el tocho con todos los papeles)

G.C: Bueno, no hace falta, ya me quedo yo con la matrícula (hace como que se pone delante a mirar la placa y diciendo a otro las letra, a la vez que me da paso…).

Yo: Sí sí, tome la matrícula, no hay problema… (que yo sepa, estoy al día de todo, salvo que me hayan cazado en estos últimos días un rádar).

Me mordí la lengua continuamente, pues lo que no es normal es que por un control (o quizás una práctica, pues eran muy jóvenes todos y muy gallitos) se provoque una retención no justificada… Si quieren controles, que se vayan de madrugada a la salida de una discoteca, que patrullen las autovías (pocas veces los he visto de vuelta de Madrid un sábado de madrugada)… o que vigilen mejor en los juzgados.

En cualquier caso, como decía “Claudio” (Ver La Hora Chanante) a su “primo”: “… no hables con desconocidos, que te meten droga en los bolsillos…”, así que, mejor no tratar de hacerles ver sus errores y chulerías.

P.S: Sobre la Epson ya hablaré más adelante…

Advertisements