Traca final del verano

Ya sé que no se ha terminado, al menos desde el punto de vista ¿astronómico?, pero el curro ya ha empezado y eso implica lo peor: no tener apenas tiempo para uno mismo… Aunque, como digo muchas veces, las manos ociosas son el instrumento del demonio, así que estar ocupado evita males mayores.
Males mayores como un fin de semana de barbacoa total, inagurándolo en Cuenca y dando la traca final en Toledo. Menudo empacho, puff…  Pero estuvo bien, con buena compañía.
De dicho finde loco-barbacoa, a Barcelona, toda la semana, con intervención a deshoras incluida a las 3:30 a.m., pero salió bien, con tan sólo un par de cortes de 20 segundos. Espero no haber estropeado la compra online a nadie.
Para terminar la traca, este sábado estuvimos en Toledo, de forma casi imprevista, donde estuvimos dando una vuelta por el centro a la noche.
Por cierto, se me olvidaba, si buscáis hosting baratito con cuentas de email incluido, decidme, el domingo le configuré a un vecino un dominio, con web y correo por cuatro perras (no lo que yo cobro, sino el hosting), estoy por comprarme n dominios a estos precios.

Advertisements

Hacia Toledo

Ayer tocó darse una vuelta por Toledo.
A la ida, por la R4, pude ver el residencial Francisco Hernando, alias Pocerolandia:

Pisos en mitad de la nada

Pisos en mitad de la nada

Paré en una gasolinera deltante de la urbanización y no pude resistirme a hacerle la foto. Estás en mitad de ninguna parte, y de repente, todos esos pisos.

Por cierto, no vi ni un solo cartel de “Se vende”, y es raro, pues esos son los pisos que dan hacia la autovía y más visibilidad tendrían.

De Lisboa a Toledo

Como ya comenté en el anterior post, estuvimos en Lisboa el lunes y martes. Tuve todos los días de reuniones, así que poco turismo pude hacer, eso sí, pude comer en el Fogo de Chão y cenar en Sr. Frango de Guia.

El hotel, como siempre, reservado a través de Booking.com, donde siempre tienen precios y ofertas interesantes. En este caso, el hotel era muy moderno… demasiado, pues era “Gay Friendly”.  La habitación tenía neón azul por el cabecero de la cama, pero lo mejor fue la ducha: un difusor inmenso en la parte superior que era como estar bajo una lluvia torrencial.

El resto de la semana, fue algo más tranquilo, con un evento de training al que acudieron dos excompañeros, a los que espero les haya gustado bastante.

El fin de semana, fuimos a Toledo, de visita familiar, que se alargó hasta casi cena. Como ya era mucho abusar, antes que comenzaran los preparativos de la cena nos fuimos para no ser los típicos pesados que no saben cuándo irse. Lo bueno es que allí también hay Mercadona, así que aprovechamos allí para hacer la compra.

En Toledo

El fin de semana pasado estuve en Toledo, aunque mejor dicho, en el hospital (de visita).
Está al lado de la nueva estación del ave, a la que puedes llegar (ida y vuelta) por poco más de 15€.
Como siempre, Toledo, desde cualquier sitio, tiene buenas vistas:
desde_el_hospital_de_toledo